Información

Juego normal de perros versus juego agresivo


El juego es una parte muy importante de la curva de aprendizaje canina. Un perro afirma su dominio, el otro cede y se comporta sumisamente. Una vez que los perros están felices en la compañía del otro, usan el juego para divertirse. Para que su perro forme relaciones saludables con otros perros, debe jugar correctamente. Su trabajo como propietario responsable es guiarlo sin interrumpir el flujo natural de diversión canina.

Límites

Cada perro tiene sus fronteras y límites. A algunos perros les encanta la interacción de contacto pleno y de alta energía y otros la odian. Durante el juego, los perros usan el lenguaje corporal para mostrar a otros perros hasta dónde serán empujados. Los perros dominantes regañarán a un perro que sobrepase sus límites, mientras que un perro sumiso gimoteará y usará gestos sumisos para suplicarle al otro perro.

Encuentra la diferencia

Comprender el lenguaje corporal es la clave para distinguir entre el juego normal y el juego agresivo. Durante las interacciones normales y divertidas, ambos perros tendrán una postura relajada. Lo más probable es que sus colas se muevan y ambos mostrarán una expresión de alerta. Si el juego se vuelve agresivo, todo esto cambia. El perro agresivo puede mostrar los dientes, levantar el pelo e intentar dominar físicamente al otro. El perro del extremo receptor puede reaccionar con miedo o fuego. Si está asustado, se acobardará, se encorvará, evitará el contacto visual y buscará un escape de la situación. Si reacciona con agresión propia, reflejará los gestos del otro perro.

Dejar que la naturaleza siga su curso

Nunca niegues a los perros la oportunidad de regular sus propias interacciones. Si interviene cada vez que cree que su perro está jugando demasiado duro, le quita una oportunidad de aprendizaje. En la mayoría de los casos, un gruñido, un grito o una marcha atrás son suficientes para que un perro aprenda los límites de su compañero de juegos. Los perros son comunicadores eficaces.

Interviniendo

Supervise a su perro mientras juega y aprenda lo que significan su lenguaje corporal y sus vocalizaciones. Solo observando en contexto puedes aprender el verdadero significado. Incluso un gruñido puede ser divertido, si va acompañado de una postura "inclinada" y meneando la cola. Intervenga cuando sospeche fuertemente que uno o ambos perros están ansiosos, frustrados o al borde de ser agresivos. Los gestos leves como un gruñido corto, morderse la boca y ladrar no son motivo para intervenir. Pero si se ignoran estos gestos, considere intervenir y darle a su propio perro un descanso.

Práctica

Al jugar con su perro en casa, puede mostrarle lo que es y lo que no es aceptable durante el juego. Por ejemplo, si le muerde la mano, un fuerte "ay" seguido de que usted detenga la sesión de juego debería desalentar futuras indiscreciones.

Referencias


Ver el vídeo: pelea de perro con hombre (Octubre 2021).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos