Información

¿Puede la lejía dañar a tu cachorro?


La lejía puede dañar significativamente a su cachorro, causando problemas desde una leve irritación del estómago hasta tos, irritación de la piel y ulceración. Debe tener cuidado al usar lejía para minimizar el riesgo.

Peligros de la lejía

La lejía es un material alcalino con un pH alto. Debido a esto, su cachorro podría consumir más lejía que un ácido porque no lo irritará de inmediato. La irritación gastrointestinal es común después de la exposición, pero también pueden ocurrir quemaduras químicas. El blanqueador es corrosivo; inhalarlo puede causar tos o espasmos en las vías respiratorias. El blanqueador comercial suele estar más concentrado, lo que lo hace más peligroso.

Tratamiento de la exposición

Tu cachorro necesita un veterinario de inmediato. Si estuvo expuesto en su piel o pelaje, lave bien el área para descontaminar. No hagas vomitar a tu cachorro. Dale leche para que se una con la lejía y minimice sus efectos. Su veterinario puede darle medicamentos o cuidados de apoyo a su cachorro.

Usar lejía de forma segura

La lejía es útil para desinfectar perreras y otras áreas que los perros frecuentan, ya que ciertos contagios, como la tiña y el parvo, no son descontaminados por la mayoría de los limpiadores domésticos, excepto la lejía. Use una concentración de lejía diluida para limpiar, solo cuando el perro no esté por ningún lado. Comuníquese con su veterinario sobre la proporción de dilución. Enjuague bien. Si se enjuaga y aún puede oler la lejía, no se preocupe. Ventile la habitación.

Referencias


Ver el vídeo: 10 alimentos que pueden matar a tu perro (Diciembre 2021).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos