Información

Bursa en perros


Si trabajar con una determinada herramienta causa bursitis en un ser humano, una persona puede cambiar de mano cuando sea necesario. Si su perro muestra signos de dolor en las articulaciones, consulte a su veterinario para obtener un diagnóstico clínico, posibles causas y tratamientos.

Definición de Bursa y causas

Una bursa es un pequeño saco de líquido que amortigua y lubrica las áreas donde los tendones, ligamentos o huesos se frotan entre sí. Una inflamación dolorosa de este saco se conoce como bursitis. Esta hinchazón es causada por un trauma, movimientos repetidos constantemente o presión constante sobre las articulaciones, especialmente los codos o las rodillas. Las razas grandes y los perros obesos son particularmente susceptibles a estos últimos. La inflamación de la bolsa también puede ser causada por una infección del torrente sanguíneo o por enfermedades autoinmunes. El envejecimiento también hará que las bolsas se descompongan con el tiempo.

Síntomas

Las bolsas tienen un amplio suministro de vasos y nervios. Según una investigación veterinaria de la Universidad de Pensilvania, en muchos casos un esguince de tendón no es increíblemente doloroso a menos que esté involucrada la bolsa adyacente. Los síntomas de la bursitis pueden variar, según el saco de la bursa afectado. En los perros, algunos de los síntomas más habituales son cojera, lamido en la articulación o zona dolorida, falta de apetito, inquietud o cambios de comportamiento por malestar. En algunos casos, se puede sentir un área llena de líquido debajo de la piel del perro.

Falsa Bursa o Higroma

Las razas grandes son particularmente propensas a los higromas, o lo que médicamente se conoce como falsa bursa. El área más común para estos es en el codo. Cuando está acostado, se ejerce presión repetida sobre esta articulación. Esto provoca una ruptura de los tejidos que conduce a un engrosamiento de las paredes en forma de bolsa. Un suero subcutáneo o líquido mucinoso llena este espacio causando un saco prominente conocido como higroma. Generalmente son indoloros. Un veterinario puede drenarlos o tratarlos con medicamentos. Asegurarse de que su perro tenga ropa de cama gruesa y cómoda puede ayudar a evitar que se formen o ayudar con la curación después.

Tratos

Dado que los perros tienen muchas bolsas anatómicas en las extremidades posteriores y anteriores, el diagnóstico específico de bursitis puede ser difícil, especialmente cuando problemas como la artritis se presentan de la misma manera. Sin embargo, los tratamientos para estos problemas en perros suelen ser similares. Estos incluyen descanso, masajes o un regimiento de hielo para calentar. Es posible que se necesiten antibióticos si se sospecha una infección. Se pueden recetar medicamentos antiinflamatorios no esteroides o se pueden necesitar esteroides si la inflamación es severa. Si un perro ha sido diagnosticado con bursitis y no responde a los tratamientos, o tiene brotes persistentes en la misma área, es posible que se requiera cirugía.

Referencias


Ver el vídeo: 5+1 CONSEJOS para CONVERTIRTE en un BUEN LÍDER para tu PERRO FUNCIONA! (Octubre 2021).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos